¿Por qué no deberías dormir con tu canario?

dormir con canario

Alrededor de las aves mascotas surgen todo el tiempo preguntas curiosas como esta, preguntas puntuales que sugieren que debemos informarnos constantemente para enfrentar diferentes situaciones en la domesticación de nuestros amigos con alas. Esto es lo que debes saber sobre dormir con tu canario:

¿Puedo dormir con mi canario?

Los canarios son una de las especies de aves más recomendadas y comunes para tener como mascotas alrededor del mundo, son relativamente económicos y fáciles de cuidar, además de ser muy dóciles, sociables y por supuesto, cantan hermoso.

A pesar de lo maravillosos que son y lo tanto que amemos a nuestros amiguitos alados, es muy importante tener en cuenta los cuidados tanto para el canario como para con nosotros. Existen algunas recomendaciones en cuanto a nuestra salud que es bueno que conozcas para que no tengas problemas a futuro.

La respuesta es NO, no debes dormir en la habitación con tu canario porque no es bueno para él ni para ti. Existen dos principales razones, sigue leyendo.

Dormir con tu canario no es bueno para él

Los canarios son aves pequeñas, si tienes un grupo pequeño fácilmente podrías acomodarlo en una jaula de pequeño o mediano tamaño y tal vez, pienses que sería buena idea mantenerlo dentro de tu habitación. Pero, es una práctica nociva para la salud y bienestar del pájaro.

Someter a tu amigo al encierro es un atropello contra su salud, debido a que son animales muy activos y tienen necesidades naturales que demandan espacio. Recuerda que los canarios tienden a sufrir de estrés si no les ofreces las condiciones idóneas para vivir en cautiverio, reduciendo su energía para cantar y esperanza de vida.

Por este motivo, debes establecer un lugar para tu ave que le permita disfrutar de laluz del sol y el aire fresco (cuidado con las corrientes de aire), en un entorno enriquecido y amplio con libertad para salir de la jaula con regularidad (patio, terraza, sala, etc), lo cual, será bueno para su condición física y mental.

Importante

El lugar asignado para tu amigo debe estar bajo tu control porque el ave podría escapar o sufrir un accidente, así que, si no estas preparado para hacerlo, entrena a tu ave antes.

Entrenamiento para aves.

Dormir con tu canario puede enfermarte

Así es, dormir con cualquier especie de pájaro y especialmente con tu canario puede ser perjudicial para tu salud también, debido a las afectaciones pulmonares que puedes sufrir. La principal enfermedad que puedes sufrir por dormir con tu canario en la habitación es el enfisema (más adelante te explico).

Los pájaros son animales emplumados que sufren la caída de sus plumas igual que cualquier otro mamífero al que se le cae el pelo a diario en pequeñas cantidades. Además, debes tener en cuenta que, en la época de muda, sea un animal emplumado o peludo, la cantidad de plumas y pelo que se les cae aumenta; un fenómeno natural e inevitable.

Los canarios como animales emplumados mudan sus plumas y sufren caídas espontáneas. Además, también las plumas pueden volar en el aire cuando ellos se acicalan, así como otras partículas más pequeñas como pelusillas y otros residuos orgánicos que resultan de este comportamiento tan habitual en pájaros.

El punto es que estas partículas pueden ser inhaladas por ti en la noche y podrían afectar tus pulmones a largo plazo, sobre todo cuando ya tienes un diagnóstico médico relacionado con problemas respiratorios como rinitis, asma, alergias, entre otros.

―Ok. Bueno, puedo inhalar estas partículas todo el tiempo, sea en el cuarto o en la sala ―dirías tú.

―Sí, tal vez ―diría yo.

Buen punto, la cuestión es que en la sala u otros lugares no duras inconsciente (dormido) alrededor de 6 u 8 horas diarias y por más de 360 días al año, totalmente quieto mientras respiras profundamente (y roncas) en un sitio cerrado con un canario que se la pasa acicalándose casi que encima tuyo (sobre todo en la noche) ¿Me entiendes?

Por otro lado, la limpieza y contacto prolongado con los pájaros también puede provocar otras enfermedades como la neumonitis por hipersensibilidad.

¿Qué es el enfisema?

El enfisema es una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que incluye otras enfermedades como la bronquitis crónica. El enfisema es provocado principalmente por el tabaco y por la exposición a otros agentes irritantes inhalados como químicos, contaminación u otros elementos en el aire que podrían obstruir las vías respiratorias y afectar los alvéolos, unidades funcionales básicas de los pulmones.

Los alvéolos son unas bolsitas o saquitos que se inflan cuando inhalas aire y se desinflan cuando exhalas aire al respirar. Cuando sufres de alguna EPOC, esos saquitos se deforman porque las paredes entre ellos se dañan, haciendo que los alvéolos se vuelvan flácidos y pierdan su elasticidad. La destrucción de estas paredes disminuye la cantidad de saquitos y, por ende, los pulmones pierden su capacidad de absorber oxígeno y expulsar dióxido de carbono (CO2).

Síntomas
  • Tos.
  • Fiebre.
  • Malestar general.
  • Pérdida de peso.
  • Dificultad para respirar.

¿Qué es la neumonitis?

La neumonitis en este caso es causada por la hipersensibilidad que tienen las personas previamente o que desarrollan a lugares con altos niveles de polvo, pequeñas partículas orgánicas, hongos, bacterias, entre otros. La exposición prolongada puede llevar a la inflación de los pulmones y a una enfermedad pulmonar aguda.

Imagina lo perjudicial que sería, si tu pájaro permanece en el cuarto…

La hipersensibilidad puede ser causada por la exposición a agentes infecciosos presentes en objetos como humidificadores, sistemas de calefacción y aire acondicionado, así como por las plumas y las heces de las aves.

Muy frecuentemente la neumonía por hipersensibilidad provoca una neumopatía que afecta exclusivamente a los criadores o dueños de aves, llamada comúnmente el pulmón del criador de aves. Específicamente la persona enferma porque inhala durante mucho tiempo las proteínas derivadas del organismo de las aves, generando los siguientes síntomas:

Síntomas
  • Escalofríos.
  • Tos.
  • Fiebre.
  • Opresión torácica.
  • Debilidad.
  • Falta de apetito.

Espero te haya quedado claro que por más que queramos a nuestras mascotas es mejor ofrecerles su espacio y cuidarlos tanto como nos cuidamos a nosotros mismos. Nos vemos en un próximo artículo.

Compartir